Deporte y deportistas nórdicos

Vivir la Vasaloppet, en primera persona

VASALOPPET es una tradición muy famosa en Suecia. Es una carrera de larga distancia con esquís de fondo. Tiene lugar el primer domingo de marzo cada año y los participantes esquían 90 kilómetros en terrenos variados.

El lema del Vasaloppet dice “I fäders spår – för framtids segrar” que vendría a significar: “Tras la pista de los pioneros, las victorias futuras“. Es una carrera creada para conmemorar la huída del rey Gustav Vasa hacia Noruega escapando de los daneses en la guerra de la independencia del Reino de Suecia. Siempre habíamos creído que el rey esquió como un héroe… Sin embargo, ahora la historia ha sido corregida por los historiadores puesto que se considera poco probable que Gustav Vasa ni tan siquiera pudiera esquiar. XD

Las carreras empiezan en Sälen y terminan en Dalarna. La primera carrera fue en 1922 y fue completada por casi todos los 100 participantes. La popularidad ha crecido muchísimo desde entonces. Hoy en día participan unas 15.000 personas que celebra la llamada “Semana de Vasaloppet”. Es una semana que ofrece un serie de carreras diferentes de esquí, de longitud y terreno variado previas a la gran Vasaloppet.

Vasloppet es como un certamen popular para los suecos. Mucha gente viene para ver el espectáculo en vivo o bien se junta delante de la televisión para animar a los participantes. Los suecos preparan el evento unos días antes, haciendo gofres finos (comida típica cuando miras la competición), buscando información sobre los participantes y apostando por quien ganará.

Mi intento: valiente caballero en esquís

Hace medio año, me pareció que este podría ser un reto apasionante y divertido. Gracias a esa motivación un tanto inconsciente participaré en la carrera en unos pocos días. Estaba segura de que iba a tener tiempo suficiente para entrenarme. No ha sido así. Hasta ahora, he esquiado tres veces en mi vida. La última vez fue seis semanas atrás cuando estuve en Sälen con mis padres. Aún tengo moratones y pesadillas por culpa de esa experiencia.

Lo que me da más miedo es bajar las cuestas. A mi me da que solo tengo dos opciones: quitarme los esquís y bajar corriendo o intentar a bajar con ellos con el riesgo probado de accidente. Hace unas semanas ya intenté elegir la segunda opción y terminé chocando con un árbol…

No puedo escapar. He decido hacerlo con mis amigos y ahora no puedo decir que no. Tengo el número de la ambulancia en el móvil y llevaré casco y un montón de otras protecciones vergonzosas, de novata. Voy a participar pareciendo un valiente caballero en esquís.

Por el momento, esto es todo pero podréis seguir disfrutando de la historia de mi intento fatal aquí, en No te hagas el sueco. Nos vemos cuando termine la carrera, si es que estoy viva… ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *